Crédito fotografía: 
Efe
Nadal cierra el torneo con sólo un set en su contra -el que se llevó el argentino Diego Schwartzman en cuartos de final- y vuelve a inscribir su nombre en el palmarés del torneo, que conmemoró este domingo el centenario de la desaparición del emblemático aviador que le da nombre.

El español Rafael Nadal recibió este domingo en la pista Philippe Chatrier la Copa de los Mosqueteros, la undécima de su palmarés, de manos del australiano Ken Rosewall, ganador dos veces de Roland Garros.

"Gracias a todos los que habéis estado conmigo desde el principio (...) Es el mejor torneo del mundo, para mí es increíble jugar aquí, la emoción es difícil de explicar", dijo el español, después de que tocase el himno español, y tras llorar antes del inicio de la ceremonia de entrega.

"Espero veros aquí el próximo año", añadió el tenista de Manacor, de 32 años.

Nadal también dedicó palabras de reconocimiento a su rival de este domingo, el austríaco Dominic Thiem, de 24 años.

"Sigue así, creo que ganarás aquí pronto", pronosticó el dominador de Roland Garros.

Thiem respondió a los elogios y evocó que cuando vio a Nadal ganar por primera vez Roland Garros, en 2005, era un crío.

"Tenía once años cuando vi por televisión tu primer título aquí y nunca esperé jugar contra ti una final", asumió el tenista austríaco, quien aseveró que espera tener otra ocasión de medirse contra el español.

"Rafa hoy ha sido demasiado fuerte", declaró Rosewall, nacido en Sydney en 1934, quien dijo que era una bendición para el deporte contar con un deportista de la talla de Nadal.

"No me hubiese gustado estar hoy la pista", dijo el tenista, quien celebra los 50 años de su segundo y último trofeo en Roland Garros.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X