• Este jueves también se reunirán los obispos nacionales con el Santo Padre, en dependencias de El Vaticano
Crédito fotografía: 
EFE
El papa Francisco recibió este martes en el Vaticano a 34 obispos de Chile con los que abordará hasta el jueves la gestión de los casos de abusos a menores en el país, después de recibir, escuchar y pedir perdón a tres víctimas.

El encuentro entre el pontífice argentino y los obispos chilenos tuvo lugar a las 16.00 hora local de este martes, en una sala del Aula Pablo VI del Vaticano, según explicó en un escueto comunicado el portavoz vaticano Greg Burke.

La próxima reunión tendrá lugar en la tarde del miércoles, 16 de mayo, y habrá otra durante el jueves.

En el encuentro de esta tarde el papa entregó a cada uno de los obispos chilenos el texto con los temas de meditación y, desde este momento y hasta la próxima reunión, se abre un tiempo dedicado "exclusivamente a meditar y orar".

Junto al comunicado la Santa Sede publicó una fotografía del encuentro en la que puede verse a los 34 obispos sentados en un círculo presidido por el pontífice, también sentado pero frente a una mesa en la que hay algunos documentos y libros.

Junto al papa, vestido de cardenal, se encontraba el canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina.

Francisco convocó a los obispos después de haber constatado que fue mal informado respecto al obispo de la diócesis de Osorno, Juan Barros, a quien acusan de saber que el cura, Fernando Karadima, abusó durante años de menores, por lo que fue suspendido de por vida.

El papa, que hizo obispo a Barros, le defendió públicamente en varias ocasiones, también durante su viaje a Chile, e incluso rechazó su renuncia hasta dos veces convencido de su inocencia a pesar de la insistencia de las víctimas sobre que era un encubridor.

Hace dos semanas, el papa convocó en el Vaticano para pedirles perdón y escuchar personalmente a Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, tres víctimas de abusos en Chile del cura Karadima y que acusan a Barros de saber lo que ocurría.

Los tres pidieron que varios obispos fueran apartados y acusaron duramente al cardenal Francisco Javier Errázuriz. 5801

LA CARTA DE ERRÁZURIZ

Este martes se dio a conocer el contenido de una carta que el cardenal Francisco Javier Errázuriz envió a la Conferencia Episcopal Chilena el pasado 10 de mayo.

En la misiva, el arzobispo emérito entregó sus descargos de las acusaciones de encubrimiento que pesan sobre él en el caso de Fernando Karadima, y realizó un mea culpa respecto de su relación con las víctimas.

“El código de derecho canónico señala que se debe investigar cuando la noticia de un delito es ‘al menos verosímil’. Es difícil llegar a esta convicción en los casos de los delitos de abuso sexual, ya que normalmente son realizados en lo oculto, sin testigos y sin que queden pruebas; y mientras el acusado asegura su inocencia, el denunciante la niega”, argumentó.

Errázuriz reconoció que supo de las primeras denuncias en 2003, pero aseguró que era difícil probar su verosimilitud. Agregó que cuando tuvo certeza -en 2010-, envió los antecedentes al Vaticano y pidió el inicio de las investigaciones.

Frase: “Se me ha difamado públicamente y en repetidas oportunidades, tildándome de encubridor, delincuente, criminal y persona despreciable. Uno de los acusadores declaró desde Roma que se alegraría de verme en la cárcel”, Cardenal Francisco Javier Errázuriz.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X