• La diferencia más importante con el último estudio realizado en el año 2015 en Coquimbo, se registró en el cultivo del Mandarino con un incremento de 43,8 % en relación a la actualización anterior.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El Mandarino y el Limonero experimentaron un alza que supera el 43% y 15% respectivamente. Otras especies como el Olivo y el Nogal también presentaron cifras positivas. Por el contrario, la Vid de Mesa y el Palto disminuyeron sus superficies en 6,5% y 20,7%.

Una completa radiografía sobre la evolución y estado de la superficie frutal en Coquimbo fue lo que se dio a conocer esta semana por el Ministerio de Agricultura, a través del último Catastro Frutícola, actualización que realiza el Centro de Información de Recursos Naturales, CIREN, cada tres años con el apoyo de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, ODEPA.

El material muestra el desarrollo de la industria y los cultivos, con datos sobre las diferentes especies y variedades, la superficie de frutales por método de riego, la producción y su destino, además de información sobre la capacidad instalada de infraestructura y agroindustria en la región.

LOS RESULTADOS EN LA REGIÓN

En esta edición, la diferencia más importante con el último estudio realizado en el año 2015 en Coquimbo, se registró en el cultivo del Mandarino con un incremento de 43,8 % en relación a la actualización anterior (en 2015 habían 2.631 hectáreas, mientras que en 2018, 3.784 hectáreas.) Otra alza importante la experimentó el Limonero con un aumento de 193 hectáreas y el Nogal 34 hectáreas.

Por otro lado, las mayores disminuciones las presentaron el Naranjo con una merma de 275 hectáreas, el Palto con una diferencia del 20,7% y la Vid de Mesa con una baja del 6,5%. En general, la región muestra una merma de 624,8 hectáreas de superficie frutícola, respecto de la actualización 2015. En tanto, la provincia de Choapa presenta la mayor variación con 376 hectáreas menos de cultivo.

Al respecto el Director Ejecutivo de CIREN,  Félix Viveros, señaló que estas cifras demuestran cómo ha ido cambiando el escenario frutícola local. “Si bien la Vid de Mesa y el Palto acaparan el 44,7% de los cultivos, se observa cómo ha ido creciendo el interés por aumentar los cultivos de cítricos, puntualmente de Mandarino con un alza de más de 1.153 hectáreas en la región”, dijo.

Por su parte, Daniela Norambuena, Intendenta (s), destacó que esta es una región con carácter frutícola exportador que, a pesar de eventos climáticos como la sequía que la atañe por casi una década, produce con estándares de calidad que la hacen destacar en el mundo. “Si conocemos la realidad de la fruticultura regional podemos construir políticas de Estado e instrumentos de apoyo que potencien este sector productivo”, explicó Norambuena.

MÉTODOS DE RIEGO: EL GOTEO ES EL MÁS USADO

Otro de los datos que revela el Catastro Frutícola tiene que ver con los métodos de riego que utilizan los agricultores. Así, respecto de la evolución de la superficie frutal por método de riego, el sistema por goteo es el más usado con una cobertura de  25.373 hectáreas. Le sigue el sistema de micro aspersión con 1.024 hectáreas,  surco con 656 hectáreas y tendido con 69 hectáreas.

Frente al tema, el seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes comentó que la utilidad de este catastro tiene que ver con el diseño mejores estrategias de desarrollo frutícola regional a partir de esta información. “Para el sector privado, se espera que les permita tomar mejores decisiones en torno a nuevos proyectos de inversión y eso se traduzca en un aumento en la contratación de mano de obra, mas exportaciones, mejorar la  competitividad y mayor dinamismo económico”, concluyó.

MANDARINAS LIDERAN ESPECIES CON MÁS SUPERFICIE PLANTADA

Una de las variedades con mayor superficie, en cuanto al Mandarino se refiere, corresponde a la especie W. Murcott con una superficie de 1.413 hectáreas, presentando un  incremento del 51,7%. Le sigue la variedad Clemenules con un aumento del 15%, el Orogrande con un alza de 10,2% y por último la variedad Oronules con un crecimiento del 24,4%.

En el otro extremo, podemos encontrar al Palto que presenta una baja considerable de 1.041 hectáreas, cifra equivalente a una disminución del 20,7% comparado con el año 2015. Las variedades de mayor superficie plantada son Hass, Edranol, Fuerte, Negra de la Cruz y  Esther, con 3.673 ha, 147 ha, 46 ha, 40 ha y 30 ha respectivamente. La variedad Hass a pesar de la disminución registrada, representa el 45% de la superficie plantada con paltos en la región.

Junto a la Región de Coquimbo, este 2018 se presentaron los resultados obtenidos en la Región de Atacama y O Higgins. Para este  2019 ya se está realizando el trabajo en terreno en nueve regiones del país, entre ellas, la recién constituida Ñuble.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X