• El fallo deja sin efecto el acuerdo del Concejo Municipal de Coquimbo y todo acto que derive de él
Crédito fotografía: 
Google Maps
Los informes de carabineros, al menos 25 partes y el rechazo de la Junta de Vecinos del sector no resultaron suficientes como argumentos para cerrar el establecimiento. Los concejales lamentaron la decisión.

La Corte de Apelaciones de La Serena acogió el recurso de protección interpuesto por el dueño del local comercial Mega Licores Palermo, ubicado en calle Alessandri de la comuna de Coquimbo, por la no renovación de patentes de expendio y consumo de bebidas alcohólicas, decretada por el concejo municipal el pasado 30 de julio.

En fallo unánime, se estableció que el actuar del concejo fue “ilegal e infundado”.

“El fundamento de la cuestionada decisión del concejo referido a ´las continuas riñas fuera del local’ no es posible vincularlo al establecimiento del recurrente, ya que no existe ningún antecedente sobre dicha materia en los informes analizados”, se lee en el documento. 

La resolución agrega que “la conducta del organismo recurrido afecta y lesiona tanto el derecho del recurrente a desarrollar una actividad económica que no es contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, respetando las normas legales que la regulen”.

Por lo tanto, se deja sin efecto el acuerdo del Concejo Municipal de Coquimbo y todo acto que derive de él, según se estipula en el fallo.

CONCEJALES SE PRONUNCIAN

Tras conocer el fallo de la Corte de Apelaciones en relación al funcionamiento de esta emblemática botillería, los concejales de Coquimbo se manifestaron y, aunque respetan la decisión de la referida instancia, lamentaron que la opinión de los vecinos o los informes que daban cuenta de reiteradas multas quedaran en segundo plano.

“No quiero hacer un análisis jurídico respecto a lo sucedido porque no soy abogado  pero desde el punto de vista político y social, nosotros acatamos la solicitud de la junta de vecinos que pidió no renovar la patente por los problemas que ha habido en el sector con respecto a la inseguridad”, dijo el concejal Guido Hernández.

Precisó que uno de los argumentos que dio la Corte fue que la mayoría de los partes que llegaron al establecimiento eran por personas que se encontraban en estado de ebriedad pero a las afueras del local, y “eso le quita un poco el peso a la decisión del concejo pero aun así nosotros estamos muy tranquilos porque no solo tomamos en cuenta el informe de carabineros, si no que apoyamos a los vecinos”.

Por su parte el Concejal Fernando Viveros reiteró la importancia de un ordenamiento territorial, que incluye “ordenar las patentes de alcoholes en el centro de Coquimbo y en cualquier otro lugar”.

“Cuando vamos a renovar una patente nos fijamos en tres aspectos: En la opinión de la junta vecinos (…) en cómo ha sido el comportamiento del local y si le ha traído o no perjuicio a la comunidad; en los informes de la PDI y de Carabineros, porque en este caso había 25 partes que estaban a la vista; y por último nos fijamos en los informes de la Dirección de Obras Municipales, de manera que los establecimientos cumplan con los requisitos formales para su correcto funcionamiento”, explicó.

Viveros recordó que cuando no se tienen objeciones en estos tres puntos se realiza la renovación de la patente, pero en la situación de esta botillería, como tenía varios partes, “tuvo bastante objeción su aprobación”.

La concejala Rosseta Paris también fue consultada al respecto, indicando que aunque no puede pronunciarse ante un dictamen de la justicia, afirmó que los concejales “a conciencia rechazamos la patente”.

“Estamos trabajando con los dirigentes, con las comunidades y con las autoridades para  ir despejando los factores que nos producen los mayores índices de delincuencia. El propietario está en su derecho de hacer sus gestiones, sin embargo nosotros priorizamos los requerimientos de los vecinos”, expresó.

Por último, Alejandro Campusano, quien es integrante del Consejo Comunal de Seguridad Pública, lamentó que “este recurso que se ha acogido porque creo que dimos una señal como consejo municipal cuando cerramos cinco locales en el centro de Coquimbo y disminuyó la delincuencia, además tenemos que ir poco a poco sectorizando”.

“La idea es generar un barrio donde estén exclusivamente estos locales que expenden licor. Como comisión vamos a velar para que se apele la mayor instancia que es la Corte Suprema para que nos dé la razón en este caso. Tenemos antecedentes sólidos, las multas y el rechazo de la junta de vecinos”, manifestó. 6101

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X